gallery Como la cocina se puede convertir en medio terapeútico

8194525872_30f9e6af0d_o_edit

Cuando estás enfermo, comes sopa de pollo o una pinta de helado. Pero, ¿qué haces cuando un aneurisma cerebral convierte tu rutina diaria en olvido? ¿O cuando un golpe masivo te deja incapaz de comunicarse completamente?

La comida puede actuar como medicina para casi cualquier cosa, pero para muchos, el acto real de cocinar puede ser tan-si no más-terapéutico que la comida en sí.

Esto suena particularmente cierto en el caso de la autora Jessica Fechtor, quien relata su recuperación de un aneurisma cerebral casi fatal en su libro de memorias Stir. A lo largo del camino, ella comparte las comidas y recetas que usó para reformar las conexiones físicas y habilidades que fueron cubiertas por una lesión.

Screen Shot 2017-06-19 at 9.27.11 PM.png

La receta para la curación es infinitamente más complicada, que, una para hornear un bizcoho de almendra y mantequilla. Los ingredientes no se enumeran en orden (¿Debe tomar medicina antes de una comida, o después?), Hay reveses imprevistos (infecciones, cirugías múltiples) y siempre parece tomar más tiempo de lo que se le dice. Pero la historia de Fechtor es algo más que perseverancia; También camina al lector a través de su propia relación con los alimentos, ya que se da cuenta de lo mucho que significa cocinar para ella y se inspiró para iniciar un blog de alimentos. “Los comienzos están en todas partes”, dice Fechtor. “Sólo tienes que saber dónde buscar.”

En el arco de la recuperación, los momentos pequeños pero decisivos son la clave. Quemar galletas puede no sonar como un triunfo, pero ser capaz de sentirse molesto por el accidente, es una señal de que su salud ya no exige su completa atención. “Fue un gran problema cuando finalmente estaba lo suficientemente bien como para preocuparme si algo era salado, o dulce, o que supiera igual que el de mi madre”, dice Fechtor. “Fue como, ‘Oh, ahí estoy!'”

Screen Shot 2017-06-19 at 9.28.55 PM.png

La lesión de Fechtor fue un momento clave en su vida, pero para otros, la aparición no es tan repentina. Ese es el caso de Paula Wolfert, autora del famoso libro de cocina y la más cercana cocina mediterránea. Ella es también el tema de Unforgettable, el resultado de un exitoso Kickstarter de la escritora y editora de alimentos Emily Kaiser Thelin.

La biografía, que tiene las recetas de Wolfert tejidas a lo largo de su trayectoría, traza su vida gusto de ajvar, el relleno ahumado de la berenjena-pimienta que encendió su luz culinaria a la tierna edad de los cinco años, a su cruzada actual contra los efectos diminutos de la demencia. Desde su diagnóstico en el  2013 -la más probable de Alzheimer-Wolfert ha luchado con la pérdida de memoria, y la cocina es un doloroso recuerdo constante de lo que ya no puede hacer con facilidad.

Thelin dice que algunos de los momentos más poderosos en la escritura del libro llegaron cuando Wolfert afirmó que no podía recordar cómo cocinar una receta específica, pero “sus manos recordaron qué hacer”. Un ejemplo de esto fue con ajvar-el mismo plato que ella amaba de su abuela inmigrante en los años cuarenta.

Como cualquiera que se ha encontrado a sí mismo, mezclando un tazón de masa de brownie en un momento de necesidad puede dar fe, que la cocina es muy terapéutico. De hecho, para algunos, cocinar es terapia. Actualmente hay un creciente campo de curanderos que tienen como objetivo aliviar la depresión y la ansiedad a través de la cocina.

Como señala Peter, “La comida cura al chef de muchas maneras: el proceso real de cocinar es calmante y relajante, y permite tiempo y espacio para pensar y respirar”.

Fechtor está de acuerdo, “Es lo que me mantiene poniendo un pie delante del otro”, dice. Y aunque Thelin es la primera en conceder una falta de ciencia dura para respaldar estas afirmaciones, insiste en que el cambio en el comienzo de Wolfert fue palpable. “Pude ver cómo el simple acto de exploración revivió su espíritu y su interés por la vida”.

Cuando no está bien, ha perdido su identidad, de forma transitoria o indeleble. Y cocinar, así como comer, puede ser una manera de tratar de obtener ese sentido de sí mismo de nuevo. “La cocina no sólo le dio placer, sino que le proporcionó su sentido de la identidad”, dice Pedro de su madre.

Para Fechtor, la cocina demostró ser la manera de averiguar quién sería, más que la versión previa a la lesión de sí misma. “Estar bien significa encontrarte día a día”, escribe. Yo me encontré en la cocina.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s